MEDIA

Los materiales de cambio de fase son la esencia de los acumuladores de frío de última generación, ¿sabes cuál es el secreto de su eficiencia?

Materiales de cambio de fase: la revolución eutéctica

envio temperatura controlada

El transporte de productos a temperatura controlada plantea constantes desafíos a todos los implicados en la cadena de suministro, y las mejoras tecnológicas son siempre bienvenidas. Los materiales de cambio de fase ofrecen soluciones eficaces para mantener un envío a temperatura estable y regular.

En este texto queremos presentaros qué son estos materiales “inteligentes”, cómo funcionan y de qué manera los empleamos en Tempack para garantizar una logística de la cadena de frío eficiente y segura.

¿Qué son los materiales de cambio de fase?

Desde una perspectiva amplia, el cambio de fase es una transformación que afecta al estado de cualquier material cuando las condiciones del medio que lo rodea cambian y llegan a un determinado punto.

Tomemos el agua como ejemplo. Su estado “natural” es líquido (esa es la fase en la que está), y la temperatura puede hacer que cambie a otros estados: a estado sólido, si desciende por debajo de 0oC, o a estado gaseoso, si sube por encima de 100oC.

Entonces, ¿por qué en logística del frío hablamos de “materiales de cambio de fase” para referirnos a materiales muy específicos? Porque ciertos materiales realizan el cambio de fase de maneras muy particulares, especialmente eficientes para cumplir con nuestros propósitos de mantener una temperatura constante y regular.

Otro ejemplo de material con cambio de fase sería el hielo seco, el cual pasa de estado sólido a estado gaseoso (sin pasar por el estado líquido) en un proceso denominado sublimación.

El hielo seco, de hecho, se utiliza comúnmente en el transporte de alimentos con control de temperatura. No obstante, esta opción presenta una serie de inconvenientes debido a su dificultad de manejo por lo que los acumuladores PCM de Tempack constituyen la alternativa ideal en sustitución de éste.

A cada material, su cambio de fase

La mecánica de funcionamiento es sencilla: un determinado material (o mezcla de materiales) absorberá el calor (o el frío) de su entorno hasta llegar a su punto de cambio de fase. Pero no todos los materiales lo harán de igual manera: algunos tienen una gran capacidad de absorción de calor (lo que llamamos “calor latente”).

Además, si se mezclan distintos materiales se puede conseguir que esta capacidad de absorción de calor sea todavía más eficiente, ofreciendo una gran estabilidad térmica a lo largo de mucho tiempo. Algunos de los materiales más populares son orgánicos, como la parafina, o inorgánicos, como las sales hidratadas.

Estas mezclas están en la base de la tecnología de frío pasivo eutéctico, porque las combinaciones adecuadas convierten estos materiales en “inteligentes”, permitiendo a sus diseñadores ajustar los rangos de temperatura y maximizar la eficiencia de las transferencias de energía térmica entre dichos materiales y el entorno que los rodea.

Los acumuladores PCM de Tempack

Nuestros acumuladores PCM son un caso ejemplar del uso del frío eutéctico y del aprovechamiento del cambio de fase en nuestra industria. Pueden ajustarse para funcionar en rangos de temperatura ajustados, por ejemplo, entre +2 C y +8oC o entre +15oC y +25oC, lo que los convierte en la solución ideal para productos termolábiles: muestras biosanitarias, medicamentos sensibles a la temperatura, alimentación gourmet, etc.

La principal diferencia respecto a los acumuladores de frío tradicionales radica en que su gran precisión en cuanto al rango de temperatura permite adaptar la cantidad de acumuladores en función del tiempo total de transporte y, en caso necesario, obtener temperaturas constantes de hasta 120 horas, evitando excursiones de temperatura iniciales.

Otra ventaja que nuestros clientes aprecian especialmente es que los acumuladores PCM están rellenos de materiales químicamente inertes y están fabricados en polietileno de alta densidad; por ello son absolutamente inocuos y no contaminan el medio ambiente, además de ser perfectamente reutilizables.

Soluciones de verdad para la logística del frío

Apostar por materiales de cambio de fase óptimos es apostar por un transporte isotérmico seguro y fiable. ¿Te vienen bien en tu modelo de negocio?