MEDIA

El transporte en frío de producto congelado o refrigerado, fresco o transformado (sin olvidarnos de la comida en caliente elaborada y lista para consumir) es uno de los grandes desafíos logísticos de nuestro tiempo… Y también una buena oportunidad de negocio. El mercado crece y se hace más complejo; el transporte puede marcar la diferencia.

Vehículos isotérmicos DIY: soluciones de transporte en frío a medida

Vehículos isotérmicos DIY: soluciones de transporte en frío a medida

El transporte en frío de producto congelado o refrigerado, fresco o transformado (sin olvidarnos de la comida en caliente elaborada y lista para consumir) es uno de los grandes desafíos logísticos de nuestro tiempo… Y también una buena oportunidad de negocio. El mercado crece y se hace más complejo; el transporte puede marcar la diferencia.

Un futuro de incertidumbre… y frío

Si tu empresa ya estaba posicionada en este sector antes de que la pandemia revolucionara el mundillo del transporte refrigerado o isotérmico, seguro que has notado el cambio. ¿Cómo se han visto afectados el comercio de alimentación, las empresas logísticas, los supermercados? La respuesta es sencilla: más demanda.

Esto genera nuevas preguntas relacionadas con el transporte a temperatura controlada. ¿Estás preparado para la distribución de productos que requieren el mantenimiento de la cadena de frío? ¿Cómo has adaptado tu negocio al incremento en la demanda de la entrega a domicilio de productos perecederos? ¿Está tu flota preparada para el transporte en frío?

El vehículo isotérmico revisitado

Partamos de una definición sencilla de qué es un vehículo isotérmico: no es más que un medio de transporte preparado para realizar una distribución de productos a temperatura controlada. ¿Preparado cómo? Los requisitos son variables en función de las necesidades de cada producto, claro está, en términos de temperatura, distancia y tiempo.

¿Es necesario que el vehículo haya sido diseñado y construido para tal fin? En general, no. ¿Es necesario que cuente con costosos dispositivos de frío activo? En general, no. ¿Podemos entonces afrontar los desafíos del transporte en frío con nuestra flota de vehículos convencionales? En general, sí. Vale, ¿y cómo lo hacemos?

Vehículos transformados en un abrir y cerrar de ojos

Cuando decimos que podemos hacer nosotros mismos nuestros vehículos isotérmicos (incluidos vehículos multitemperatura), lo decimos en serio. Solamente es necesario contar con soluciones versátiles y embalajes adaptables a cualquier medida y necesidad, para poder dar una respuesta flexible a nuestros clientes sin tener que cambiar la flota con la que contamos.

Con la línea Transforming Vehicles, Tempack pone a tu disposición una batería de contenedores isotérmicos amplia y diversa. Amplia, porque incluye numerosas medidas aptas para prácticamente cualquier tipo de vehículo, del furgón de gran volumen a la cargo bike. Diversa, porque ofrece estabilidad térmica en diferentes rangos de temperatura y de tiempo.

El límite es el cielo

Las necesidades cambian y los vehículos también. Llaman más la atención las soluciones de transporte de productos a baja temperatura, pero el transporte a temperatura ambiente y en caliente es crítico en ámbitos tan potentes como la restauración a domicilio. Y tampoco usamos el mismo vehículo para repartir en un ámbito urbano que para ir de costa a costa.

Además, un negocio resiliente ha de debe ser capaz de afrontar cambios dramáticos que pueden presentarse de un día para otro. En ese sentido, una estrategia que apueste por este tipo de soluciones tiene muchas más facilidades para adaptarse de manera eficiente a lo que el cliente nos pide. Procuremos no ponernos palos en las ruedas a nosotros mismos…

 

A cada necesidad, una solución

La línea Transforming Vehicles es solamente una parte de nuestra gama de soluciones de embalaje isotérmico. Porque cada negocio tiene un perfil propio y unas necesidades específicas; ¿has visto si tenemos lo que buscas?